ANN BANCROFT.

Publicado en por cinemio

Anne no tuvo una belleza llamativa; no fue una mujer de rompe y rasga, ni exhuberante… pero ni falta que le hizo… despertó mayor interés entre el público que si hubiera contado con todos estos atributos . Su rostro tenía magnetismo, era una de esas mujeres que pasan desapercibidas entre la gente, pero sólo hasta que te paras a mirarlas un sólo instante. Sus facciones eran cercanas,  auténticas y hasta cierto punto algo inescrutables. Supo encajar con naturalidad  y elegancia el paso del tiempo, que lejos de estropear ese halo tan personal del que era dueña , aún lo agudizó más. Se convirtió para muchos señores, en la mujer madura más seductora que vieran jamás en el cine gracias a la película “El graduado”, que aunque fue la que la consagró definitivamente en el cine, también eclipsó de alguna manera sus otros trabajos, que por cierto estuvieron por encima de la calidad que le pedía la industria. Así en un primer momento ,los estudios quedaron desconcertados con el buen hacer de esta atractiva mujer, y en muchas ocasiones no supieron siquiera en qué tipo de género situarla. Pero el arte siempre se muestra de alguna manera,y Anne contó con la peculiaridad de saber mostrar su calidad como actriz, tanto en películas mediocres como en obras maestras; en estas últimas derrochó talento por todos sus poros, y fueron las que ,sin ninguna duda, le hicieron conocer la gloria y también comprobar que por fin su gran talento era reconocido. 

 

Etiquetado en Actrices clásicas

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post