ANN MARGRET.

Publicado en por cinemio

godvill@hotmail.es-16Otro de mis mitos particulares es la espectacular Ann-Margret de los años 60. Esta canadiense de origen sueco adoptada por Hollywood desde muy jovencita tuvo una carrera fulgurante que, no obstante, no terminó de cuajar acorde con las expectativas que provocó en un principio. Apagados los encantos -más que notorios- de su primera juventud, su carrera fue decayendo.
En su recta final hubo amagos de reinserción a un cine más comprometido del que hizo hasta entonces, y en una imprevista actuación en la dramática Conocimiento carnal, de Mike Nichols, consiguió una nominación al óscar. Su carrera pareció dar un cambio de rumbo y la pudimos ver en más de una película dramática, pero no fue demasiado lejos por ese        camino.

 

Por tanto, su carrera habría que valorarla principalmente por su etapa de sex-simbol. Su debut fue en un interesante remake que Frank Capra hizo de una anterior película suya . Sus compañeros de reparto fueron dos grandes del cine: nada menos que Bette Davis y Glenn Ford, aunque los dos iniciaban ya el declive de sus respectivas carreras. La película fue Un gangster para un milagro.

Margret era muy jovencita, apenas una niña, y hacía de una muchachita que se educaba en un exclusivo colegio inglés, que le pagaba una madre supuestamente millonaria. En realidad su mamá era una mendiga de Nueva York que atesoraba sus limosnas para sufragar la buena educación de la chica, ignorante de la verdadera situación de su progenitora. La mendiga era una insólita Bette Davis.

Nada hacía prever en su debut la bomba de erotismo y vitalidad en que estaba a punto de estallar y... la bomba estalló en su siguiente película, Un beso para Birdie. En ella bailaba junto a un soso y atolondrado Dick Van Dike, el de Mary Poppins yChitty Chitty, ¡Bang Bang!, al que se comía vivo ante las cámaras. En vista del potencial erótico/moderno/juvenil de la muchachita, se la emparejó a continuación nada menos que con Elvis Presley en ¡Viva las Vegas! Se habló de romance entre la pareja -para gran disgusto de la entonces esposa del rey del rock, Priscila-, aunque parece ser que todo fue un montaje para promocionar la película. Antes de intentar suerte en el cine dramático, tuvo tiempo de recorrer Madrid buscando ligue (o pareja), en otro remake.

 

Esta vez es Jean Negulesco quien repite dirección de un guión de una película suya anterior. Se trata de Tres monedas en la fuente/Creemos en el amor (tuvo dos títulos diferentes en España) que, ahora, se llamará En busca del amor. La primera versión transcurría en Roma y la segunda, como ya he dicho, en Madrid.


De su filmografía cabe destacar también,
 Tommy, ópera rock del histriónico Kenn Russell (mira que está olvidado hoy este director), por la que obtuvo su segunda nominación al óscar. A la medida que fue sumando años, su estrella se fue apagando y su última actuación, que yo sepa, fue hace muy poquitos años en una película para mayor lucimiento de Jennifer Aniston tituladaSeparados. 

Su sex-appeal, su vitalidad y su perturbadora carnalidad, quedaron atrapados en el celuloide para deleite y regocijo de generaciones actuales y venideras.godvill@hotmail.es-01godvill@hotmail.es-02godvill@hotmail.es-03godvill@hotmail.es-04godvill@hotmail.es-05godvill@hotmail.es-06godvill@hotmail.es-07godvill@hotmail.es-08godvill@hotmail.es-09godvill@hotmail.es-10godvill@hotmail.es-11godvill@hotmail.es-12godvill@hotmail.es-13godvill@hotmail.es-14godvill@hotmail.es-15godvill@hotmail.es-16godvill@hotmail.es-17godvill@hotmail.es-21godvill@hotmail.es-17godvill@hotmail.es-23godvill@hotmail.es-24godvill@hotmail.es-25godvill@hotmail.es-18godvill@hotmail.es-19godvill@hotmail.es-20godvill@hotmail.es-22

Etiquetado en Actrices clásicas

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post