CAYO LARGO.

Publicado en por CINE MIO

Edward G. Robinson

Cayo Largo3

Director: John Huston. 1948. EE.UU. B/N

      Cayo Largo narra la violenta estancia de un grupo de gángsteres retenidos en un hotel de la costa de Florida por culpa de una fuerte tormenta. Allí­ el gángster Johnny Rocco (Edward G. Robinson), se oculta haciéndose el amo del lugar y reteniendo a punta de pistola a la dueña del hotel, Nora Temple (Lauren Bacall), a su suegro inválido (Lionel Barrymore) y al veterano de guerra Frank McCloud (Humphrey Bogart). McCloud es el único hombre capaz de hacer frente al beligerante Rocco. Pero la realidad del mundo después de la guerra ha hacho que el desilusionado oficial del ejército haya perdido las ganas de luchar. John Huston Co-escribe y dirige de un modo convincente la obre homónima de 1939 de Maxwell AndersonClaire Trevor obtuvo el Oscar a la Mejor Actriz Secundaria en 1948, por su inmejorable interpretación como cantante en decadencia y compañera de Johnny Rocco

Catalogada por la crí­tica como obra menor del genial John Huston, esta cinta sin embargo supera en facturación técnica a otras de mayor renombre en su filmografí­a, gracias entre otras cosas a la sensacional fotografí­a en blanco y negro del prestigioso fotógrafo alemán Karl Freund, autor de obras tan celebérrimas como Perversidad de Fritz Lang.

Inspirada en la obra epónima para teatro del poeta y novelista norteamericano, Maxwell Anderson, Huston sin embargo, con la colaboración como coguionista de Richard Brooks (posteriormente director de cintas basadas en obras de la literatura universal, tan famosas como A sangre frí­a,
La gata sobre el tejado de zinc o Los hermanos Karamazov, entre otros tí­tulos), intentó por todos los medios valiéndose fundamentalmente por sus rápidos movimientos de cámara suprimir su instintivo sello de pieza teatral, a la vez que modificar partes de la obra, como el hecho de que el protagonista en la obra teatral era un exiliado de la guerra civil española, así­ también como conferir protagonismo al personaje de la viuda…

Toda una odisea el rodaje de esta pelí­cula, fundamentalmente porque Huston salí­a de otro rodaje, el de su obra maestra por excelencia, El tesoro de Sierra Madre, para casi de seguido, y con problemas por el tema del comité de actividades antiamericanas del que también habí­an sido parte esencial el dueto protagonista formado por la pareja Bogart y Bacall, afrontar este otro proyecto por exigencias de contrato con la multinacional de turno.

      Muchos hablan de que quizá por ello, Huston creó una obra menor, dando la sensación de una pelí­cula hecha con prisas. Lo cierto es que el resultado final es una sorprendente cinta de aventuras y drama en mitad del atlántico, en las islas Key del estado de Florida, y en concreto en Cayo Largo),con unos protagonistas que para nada acusaron el cansancio del momento tan tenso por el que estaban pasando, y donde incluso una de las protagonistas, Claire Trevor que interpreta magistralmente el papel de Gaye Dawn, se llevó el gato al agua en la ceremonia de los Oscars del año 1949, donde además Huston acumuló a tí­tulo personal dos Oscars por su otra pelí­cula del mismo año El tesoro de Sierra Madre…

Es imposible que Edward G. Robinson no fuera un gángster de verdad, una de las mejores interpretaciones que he visto, eclipsa a todos los demás actores, y eso que las interpretaciones tanto de Bogart como de Bacall son más que correctas, la pelí­cula está bien dirigida por un John Huston, que ya por esta fecha era idolatrado en la meca del cine, solo él podí­a dejarnos dos obras maestras en el mismo año, recordemos que en 1948 dirigió tanto Cayo Largo como El tesoro de Sierra Madre. Dos clásicos.

      De nuevo Bogart a las órdenes de su mentor John Huston en un filme basado en el drama de Maxwell Anderson. La pelí­cula supone una alegorí­a de la situación social y polí­tica de la América de esa época, ya que los mafiosos representan a los polí­ticos de ultraderecha que se estaban imponiendo por todo el paí­s.

El cinismo del protagonista refleja la decepción de aquellos que alguna vez creyeron en algo, mientras que la familia de su compañero fallecido es testigo impotente de la corrupción y se les identifica con los buenos patriotas.

La narración adquiere un ambiente desesperante y de agobio gracias a la magní­fica fotografí­a expresionista de Karl Freund (Metrópolis, de Lang). De entre los intérpretes destacan los papeles de Robinson y Bogart, bordeando ambos la perfección.Cayo Largo4
Cayo Largo1Cayo Largo2

Etiquetado en Mis Clásicos.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post