CONSPIRACIÓN DE SILENCIO.

Publicado en por cinemio

18818832Spencer Tracy ganó el Premio de Mejor Actor en el Festival de Cannes de 1955, por su labor en la sobresaliente “Conspiración De Silencio” (Bad day at Black Rock, 1955), considerada, en términos generales, como la mejor película de las realizadas por John Sturges, especialista en el western, pues de sus 43 obras que componen sus filmografía, 15 de ellos pertenecen al género por execlencia; aunque tuvo éxito, sobre todo económico, en algunas cintas bélicas como “El Gran Escape”.

Cuando se examina el conjunto de la obra de John Sturges, el juicio de la misma oscilara entre la consideración de ser uno de los últimos grandes artesanos del cine de acción estadunidense de los cincuenta y los sesenta o bien, siguiendo el camino del santón de la crítica norteamericana Andrew Sarris, se le mandará al cajón de los cineastas superficiales, sin la menor significación en tanto “autor cinematográfico”.

Algo de esto reflexionaba en días pasados en que volví a disfrutar con la visión de “Conspiración De Silencio”, la cual por cierto pasa reiteradamente en TCM Classic Hollywood, al considerar que se trata de uno de esos filmes que no envejecen y cuyo clima de tensión y suspenso, nos mantiene atentos al desarrollo de la trama, en que vista como obra aislada, desconociendo la trayectoria de su director, resulta harto difícil escatimar elogios a la misma.

“Conspiración De Silencio” es uno de mis films favoritos, el cual he visto en reiteradas ocasiones desde su estreno, en el ya lejano año de 1955, en que dada mi edad, en ese entonces, la disfrutaba por su acción, al tiempo que me parecía una especie de western, ambientado en época actual, en la cual, a falta de persecuciones a caballo en el desierto, teníamos una de un auto tratando de hacer volcar un jeep.

Conforme a la moda impuesta por “A la Hora Señalada” (High Noon, 1952) en concentrar la acción en un tiempo determinado, que en la de Gary Cooper, supuestamente todo ocurría en tiempo real, en la hora y media de duración de la película, “Conspiración De Silencio” ocurría, como su título original en inglés lo sugiere en un solo día, a partir del momento en que el veterano de guerra John J. Macreedy (Spencer Tracy), lisiado de una mano, desciende, en 1945, un poco después de finalizada la Segunda Guerra Mundial, insólitamente, en el pueblo de Black Rock, en un lugar perdido de Arizona, donde hace más de cuatro años que no ha hecho parada allí un tren de pasajeros. De inmediato su presencia causa extrañeza en la comunidad, la cual se va acrecentando en la medida que intenta indagar como llegar al rancho de un norteamericano-japonés de nombre Komoko, sin recibir una respuesta clara, sino una manifiesta hostilidad, empezando por Pete (John Ereicson) el administrador del hotel, quién se niega a rentarle un cuarto, aduciendo una excusa baladí. Más tarde sufre el acoso de los vaqueros Coley (Ernest Borgnine) y Hector (Lee Marvin) que tratan de convencerle de que se marche del pueblo. Consigue que Liz (Anne Francis), la dueña de una gasolinería, le rente su jeep para ir al sitio de Komoko. En tanto Reno (Robert Ryan), una especie de cacique del pueblo, le hace más que veladas amenazas sobre su integridad, al tratar de husmear sobre el paradero de un “miserable japonés”, el cual debe de estar todavía en alguno de los campos en que confinaron a los ciudadanos norteamericanos, de origen nipón, durante la guerra. Macready termina por descubrir que Komoko, fue muerto por una turba animada por Reno, unos días después del ataque de Peral Harbor. Al final Macready logra hacer “despertar” de su apatía a algunos de los moradores del pueblo, aunque sin ayuda de ellos se enfrenta con Reno y lo elimina. Macready termina contándole al doctor de Black Rock, que la razón de ir a buscar a Komoko, obedecía a su deseo de entregarle, por su propia mano la Medalla de Honor, que ganó el hijo de Komoko, durante la invasión de Italia, al salvar la vida del propio Macready, a costa de perder la suya. El “Doc” (Walter Brennan) le pide que le entregue al pueblo la medalla, para que puedan recordar el día en que recobraron su dignidad. Macready toma el tren que le llevara a Los Ángeles, después de un día aciago encontrando gran satisfacción de haber cumplido con su subordinado que le salvó la vida.

Conforme pasaron los años me fue más fácil ir entendiendo la importancia y apreciando varios de los significados de “Conspiración De Silencio”, al ser el primero en tratar el maltrato que sufrieron los ciudadanos norteamericanos de origen japonés, durante la II Guerra Mundial en su propio país. El personaje de Reno con su paranoica xenofobia hacia el “otro”, era un retrato fiel del senador McCarthy y su cacería de brujas, mostrándolo como un político oportunista y cobarde, al que le ajustaba bien lo dicho por el Dr. Ben Johnson en cuanto a que “el patriotismo es el último refugio de los demagogos”. Esta crítica acre y no tan velada a McCarthy y su comité de actividades antinorteamericanas, era una de las razones que esgrimía el jerarca de la MGM Nicholas Schenck como parte de su oposición a que se realizara este film, al considerar subversiva su historia. Por cierto que el proyeccionista de la Casa Blanca llegó a revelar que “Conspiración De Silencio”, era una película que llegó a ser exhibida en varias ocasiones en la sala del Presidente, tanto en época de Eisenhower como de Kennedy.

Para Don Siegel que estuvo propuesto a dirigirla, siempre consideró que el guión de Don McGuire y de Millard Kauffman, a partir de la novela corta “Bad Day at Hondo” de Howard Breslin, había sido el mejor que había leído en toda su carrera. Efectivamente la concentración y la multitud de detalles y acontecimientos que van poblando, en muy poco tiempo y especio, la trama de “Conspiración En Silencio”, sin puntos muertos y siempre avanzando en la acción, nos permiten coincidir con Siegel, en que se trata de un gran guión.

En cuanto a Spencer Tracy se trata de la última película que filmó para los estudios MGM, donde había laborado por más de veinte años, ya que al poco tiempo abandonó el rodaje de “Ser Malo Fue Su Destino” (Tribute to a bad man, 1955), un magnifico western dirigido por Robert Wise, en que debido al alcoholismo del actor y su mal estado físico, tuvo que ser sustituido por James Cagney. Sin embargo, en “Conspiración De Silencio”, logró una de sus más grandes y recordadas interpretaciones, que parece ser que fue sugerencia suya hacer tullido al personaje de Macready, en este film que a pesar de situarse en época actual, tiene todos los ingredientes de un film de vaqueros, por lo cual esta inserta en el “cajón” de los llamados “postwesterns”.

La reputada crítica Pauline Kael en su libro “Kiss Kiss Bang Bang: El tiempo del Cine” nos señala: “El título de ‘Bad Day at Black Rock’ podría hacer pensar que estamos ante un trivial western, pero este film de 1955 fue el primero en presentar los atropellos que se cometieron durante la guerra contra los norteamericanos de ascendencia japonesa. La historia se desarrolla en el mítico pueblo sudoccidental de Black Rock, cuyos habitantes están unidos por la secreta culpa de los maltratos infligidos a un campesino japonés; en aquel funesto día, llega un forastero (Spencer Tracy) y empieza a hacer preguntas. Aunque ‘Conspiración De Silencio’ tiene un tono crudamente melodramático, es un excelente ejemplo de artesanía cinematográfica. John Sturges es un director inteligente y sagaz: cada movimiento y cada frase son exactos y sobrios; el cameraman William C. Mellor, usa la composición y el color con gran eficacia”.

Para David Manning White y Richard Averson autores de “El Arma de Celuloide” se trata de uno de los films más notables, en tanto era de los primeros en que tomaba como base los prejuicios raciales dentro de las fronteras de Estados Unidos y en el cual el pueblo era mostrado como culpable de encubrimiento, al haber permitido o voltear la cara a otro lado, cuando era linchado Komoko. Aunque no lo dicen explícitamente Manning y Averson, se sobrentiende que lo del encubrimiento del pueblo, era una más de las formas en que Sturges y sus guionistas hacían hincapié en la conducta que adoptó una gran parte del pueblo estadounidense, ante las tropelías de McCarthy y sus compinches, acusando a diestra y siniestra de comunistas, a todo aquel que se les antojaba tildarlo de ello.

El británico Phillip Frenck en su libro “Western: las Películas del Oeste” después de manifestar que se trata de un argumento con reminiscencias del western nos señala: “Conspiración De Silencio” funciona admirablemente como thriller y se cuenta entre las más interesantes películas filmadas en los primeros años del Cinemascope, por su empleo estilístico de grupos humanos y sus elaboradas composiciones dramáticas. Otro aspecto de interés radica en que nunca podría haberse filmado en la época en que transcurre la historia, y creo que fue la primera realización que enfocó un tema que aún hoy es sumamente polémico: el del tratamiento deplorable acordado a los norteamericanos de origen nipón durante la Segunda Guerra Mundial. El productor fue Dore Schary, quién diez años antes había tratado de utilizar el género western como medio para confeccionar una película de propaganda bélica, ‘Storm in the West’ (Tormenta en el Oeste)”.

“Pero lo que en realidad debe preocuparnos es la actitud que adopta la película con respecto al Oeste. A pesar de la manifiesta ausencia de ganado, los lugareños se empecinan en retener su ‘status’ de vaqueros. Por ejemplo el empleado de un hotel vacío le informa a Tracy, en voz monótona y carente de entonación que las habitaciones ‘están reservadas para los vaqueros, para servir su comodidad y sus mínimos deseos’ cuando llegan al pueblo. Cuando Tracy consigue una habitación lo expulsa de ella un Lee Marvin sumido en amenazador letargo, que se estira sobre la cama y le dice: ‘Estas habitaciones están reservadas para los cowboys, para servir su comodidad y sus mínimos deseos cuando llegan al pueblo; y como cualquier idiota puede ver, he llegado yo al pueblo’. El xenófobo Ryan le informa a Tracy entre gruñidos: ‘Aquí sospechamos de todo forastero: un resabio del Lejano Oeste’, a lo que Tracy replica: ‘Creía que la tradición del Lejano Oeste era la hospitalidad’. Ryan procede entonces a elaborar un pequeño y mezquino discurso sobre el público en general y su ‘Oeste salvaje’, los hombres de negocios y su ‘Oeste subdesarrollado’, los escritores y su ‘Oeste romántico’, y termina por acotar: ‘Para nosotros, este lugar es el Oeste nuestro, y querríamos que nos dejaran en paz”.

“El propósito obvio del filme es adjudicar a la figura netamente norteamericana del cowboy algunos rasgos autóctonos menos atrayentes: el patriotismo que enmascara xenofobia, la ignorancia que pasa por sentido común, la irreflexiva agresividad oculta tras una fachada de virilidad, la arrogancia disfrazada de estilo. Por añadidura ni siquiera pelean limpio, aunque la inteligencia y las habilidades de karateca de su adversario manco resultan más que suficientes para derrotarlos”.

Concebido como un western sin ‘caballitos’ se sigue “manteniendo, “Conspiración De Silencio”, como un sólido alegato contra el racismo y la xenofobia, que muy fácilmente su trama podría adecuarse o trasladarse a una época posterior al 11 de Septiembre y su secuela de paranoia colectiva contra cualquiera que parezca musulmán o genéricamente árabe. Recientemente lo pudimos ver en uno de los momentos de la cinta “Plan de Vuelo” (Flightplane, 2005), en donde Jodie Foster acusa a uno de los pasajeros, sin mayor razón que el ser de origen árabe, como uno de los posibles secuestradores de su hija. La antipatía por el simple hecho de ser diferentes a nosotros, por ser el “otro” es fácil que salte al menor resorte o sentimiento de amenaza que sentimos a nuestro “mundo”, tal y como actuaron una turba de beodos en el pueblo de Black Rock, una noche después del ataque de Peral Harbor, contra un indefenso compatriota, cuyo delito era tener ancestros nipones. En fin ya sea que lo consideremos un thriller con reminiscencias westernianas o simplemente un claro ejemplo de un post western, lo cierto es que “Conspiración De Silencio” sigue funcionando como un excelente film de accióncons5Conspiración-de-silencio-320x240images LANZA ROTA.

baddayblackrock2

Etiquetado en Mis Clásicos.

Comentar este post