EL GRAN COMBATE.

Publicado en por cinemio

(Cheyenne Autumm

  1964  GODOJOS - (Zaragoza)  

 

           Extraordinaria película, y último western dirigido por un maestro inigualable del género como lo fue el gran John Ford, su última película fue "7 mujeres"("7 Woman"), rodada dos años después. Y es que de verdad ningún director de cine contribuyó a dar desde sus comienzos tanta plenitud al género del oeste, como lo hizo el maestro nacido en Nueva Inglaterra.

         Y en donde nos lleva con un impresionante equipo y con más de trescientos indios, ni más ni menos que a la reserva de Oklahoma,donde estos se están muriendo de hambre debido a lo estéril de la zona.

            Cansados de esperar la ayuda del ejército, deciden regresar a su hogar, por lo que emprenden un viaje de más de 2.000 kilómetros, y en donde se verán perseguidos sin piedad por la caballería americana que les ataca constantemente y sin darles tregua alguna...

           La historia está basada en un soberbio guión del oscarizado e intímo amigo de Ford, James R. Webb otro especialísta en westerns y que ya venía avalado por dos excelentes películas como fueron: "Apache" y "Vera Cruz" ("Veracruz"), ambas dirigidas por Robert Aldrich y esta última con nuestra mitica Sara Montiel robándole la "cartera" al mismísimo Gary Cooper.

            La película pués, yo diría que es un largo y tortuoso peregrinaje de estos indios para regresar a sus tierras de origen, y en donde de verdad Ford hace todo un canto final a este género al que tanto y tanto tiempo estuvo apegado. Ya que nos habla de la familia, del amor, de la raza, de esos impresionantes paisajes que tan suyos eran, como el Monumental Valley, y por supuesto del humor,porque a pesar de que es una historia de concesiones dramáticas, también tiene cábida esa pizca de humor que el siempre solía poner en casi todas sus películas.

           Cuenta pués, con escenas verdaderamente fascinantes y de una enorme gran belleza, y sobretodo en las de batalla entre indios y soldados llenando toda la gran pantalla y logrando una gran perfección.

           Gracias como no, a la soberbia fotografía en color y rodada con cámaras Super-panavisión 70mm (la única película de Ford rodada en este formato) a cargo de otro especialísta del género, como lo fue William H. Clothier, un hombre para que os hagais la idea con más de cincuenta westerns a sus espaldas, y en donde nos maravilló también con otro film precisamente de Ford "El hombre que mató a Liberty Valance" ("The Man Who Shot Liberty Valance"), y aquí como digo deleitándose y fascinandonos con esas escenas de batalla y esos  inmensos paisajes naturales como los del citado Monumental Valley y sus impresionantes cañones y mesetas.

          Espectacular y sobrecogedora la banda sonora, llevada bajo la dirección orquestal del compositor estadounidense nacido en Pensilvania, Alex North "Un tranvia llamado deseo" ("A Streetcar Named Desire") un prestigioso compositor nominado catorce veces a los Oscar,pero que por cosas del destino, no se le concedió ninguno, y en esta historia creando unas bellísimas y a veces desgarrantes partituras inmejorables,y dando ese toque tan típico y característico, como a Ford tanto le gustaba haciendonos de identificarnos más aún con él, en todas sus películas, a pesar de que la especialidad de North era el cine épico, pero aquí supo de verdad captar toda la precisión y belleza de esta colosal historia.

          Y atención al potente grupo de actores, que el maestro del oeste se llevó en su viaje, quizá el único que falta es su gran y viejo amigo John Wayne (aunque lo mismo andaba por allí,y no nos dimos cuenta), pero si vimos a Richard Widmark que tres años atrás ya trabajó con Ford en "Dos cabalgan juntos" ("Two Rode Together"), un western en el que también los indios desempeñaban un papel muy importante. Widmark aquí es el capitán Thomas Archer ese oficial de caballería que pretende solucionar el problema del pueblo cheyenne, puesto que estos quieren regresar a su tierra natal y llegando incluso a desobedecer las órdenes de sus superiores para evitar una guerra, una guerra que por desgracia será inevitable a pesar de todos los intentos de este hombre.

          Y a su lado y enamorándose de él al final (como debe de ser) la mítica y eterna rubia platino de Hollywood, Carrol Baker "Horizontes de grandeza" ("The Big Country") una maestra cuáquera llamada Deborah que prefiere seguir con sus pequeños alumnos indios y emprender con ellos ese largo éxodo hasta Wyoming, antes de someterse al régimen de vida civil que le espera.

             Y en este gran combate también andaban por allí James Stewart "El hombre de Laramie" ("The Man from Laramie"), como un divertido y algo viejales Wyatt Earp y a Arthur Kennedy ("Nevada Smith") metido en el curioso personaje de "Doc" Hollyday, y atención a la escena de estos dos personajes en una partida de póker, junto a otro fordiano de excepción John Carradine "Las uvas de la ira" ("The Grapes of Wrath"). Y, a Karl Malden ("Patton"), y hasta incluso un soberbio gángster, pero aquí metido en el impecable uniforme del Secretario del Interior, ni más ni menos, estoy hablando de Edward G. Robinson "Perdición" ("Double Idemnity").

           Pero quedan todavía los aqui buenos de la película, comenzando por Gilbert Roland ("Bandido") y seguido de Sal Mineo, efectivamente el joven y tímido Platón de "Rebelde sin causa" ("Rebel Without a Cause"), y una mujer, madre y esposa Dolores del Rio "El fugitivo" ("The Fugitive"-1947),también de Ford, y terminando aunque quedan muchos más, Ricardo Montalban, que ya hizo de piel roja casi al comienzo de su carrera en Hollywood en "Más allá del Missouri" ("Acroos the Wide Missouri"),y aqui metido hasta el infinito en el cuerpo y hasta en el alma de "Pequeño Lobo", ese hombre con dos guerras por medio, una la de tener que luchar por su orgullo, la otra por tener que luchar contra su propio honor y dignidad. Titánicos todos, si señor.

           En definitiva,último gran western del genial Jonh Ford y en donde nos muestra y no como lo hizo precisamente en su obra maestra "La diligencia" ("Stagecoach") a ese indio en toda su humanidad y que la verdad es todo un canto de amor a un pueblo al cual Ford amaba pero mucho detrás de las cámaras. Una película que no es para mi una obra maestra, y no se porque, pero si es una película que va más allá del... Sobresaliente.

           "El gran combate", estuvo nominada al Oscar a la mejor fotografía en color (William H. Clothier), la ganadora ese año fue ("My Fair Lady").

           Como curiosidad, en este periodo de 1964 corría en Estados Unidos una fuerte opinión a favor de los pieles rojas, que más tarde se reflejaría en películas como "Soldado azul" ("Soldier Blue") de 1970, y con el rechazo del Oscar al mejor actor por parte de Marlon Brando en 1973.

      

 
 

 

Etiquetado en Mis Clásicos.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post