EL HOMBRE QUE MATÓ A LIBERTY VALANCE.

Publicado en por cinemio

 

 John Ford

 
Guión: James Warner Bellah 
            Willis Goldbeck
Música:      Cyril J. Mockridge
Fotografía:  William H. Clothier   
John Wayne

James Stewart

Vera Miles
Lee Marvin

Edmon O'Brien

              Andy Devine
              Woody Strode
Año: 1962
Género: Western
Duracion: 123 minutos

El senador Ransom Stoddard (James Stewart) regresa a Shinbone, la ciudad en la que muchos años atrás comenzó su brillante carrera política. La razón, asistir a los funerales de Tom Doniphon (John Wayne), un completo desconocido que hace que un periodista local se pregunte qué relación pudo unir a hombres en apariencia tan dispares. Ante las preguntas del periodista, Stoddard relata la historia de cómo, siendo un joven e idealista abogado, viajó al entonces salvaje oeste. Un salvaje oeste en el que la única ley es la del revólver y forajidos como Liberty Valance(Lee Marvin)

 

atemorizan a los lugareños.

Comentario:
Año 1962. Joh Ford tiene 68 años, John Wayne 55. Para entonces ya habían colaborado en multitud de películas. Entre ellas, algunos de los westerns más memorables de la historia. Pero su época dorada llegaba a su fin. No sólo la de ellos, sino también la era de gloria del western, ese subgénero tan particularmente americano que ha dado alguna de las mejores películas de la historia del cine. John Ford lo sabía. Sabía que era hora de enterrar una era para dar paso a los nuevos tiempos pero no quiso hacerlo sin antes dejarnos esta maravillosa mirada nostálgica al pasado que es "El hombre que mató a Liberty Valance".
Esta idea de nostalgia probablemente fue la que empujó a Ford a rodar la película en blanco y negro cuando ya el color era de uso generalizado en todas las grandes producciones. Gente más malévola podría sugerir que la razón podría ser el tratar de disimular la edad de Wayne y Stewart, por entonces por encima de los 50, pero que debían encarnar a personajes mucho más jovenes en buena parte de la historia. Sea como fuere, el hecho es que fue todo un acierto, añadiendo un dramatismo en determinadas escenas (el duelo, o la posterior borrachera de Doniphon) que probablemente no habrían alcanzado de ser en color, además de darle el toque añejo que el argumento requiere.
"El hombre que mató a Liberty Valance" es, ciertamente, un western atípico. Atípico en sus planteamientos de mirada al pasado, o por esos toques de romanticismo que abundan durante todo el metraje. Y es que, auanque externamente la película está disfrazada de western, el argumento encierra muchos temas para el debate: el progreso como construcción de un nuevo mundo y destrucción del viejo, la verdad dretrás de la Historia que conocemos, la justificación de medios extremos para lograr un fin noble, ... A pesar (o además) de todo esto el mérito de la película está en su emotividad y en lo entretenida que es, caramba, que se pasan las dos horas que dura volando.

A pesar del problema de la edad de los actores, se hace difícil imaginar a otros en los papeles protagonistas. A primera vista,  puede parecer que los personajes son extremadamente simples y estereotípicos,  además de haberlos visto ya encarnados por ambos actores en otras películas: James Stewart, el defensor de la justicia, y John Wayne, el duro vaquero. Sin embargo, bajo esa aparente simplicidad, se hayan unos personajes más complejos en un mundo en que no todo es blanco o negro, los héroes no son tan héroes y en el que los ideales, lo correcto y lo que dicta el corazón entran en conflicto.  A pesar de que toda la historia se desarrolle bajo el punto de vista de Stewart, el verdadero protagonista es Wayne, y como tal aparece en los títulos de crédito iniciales. John Wayne al que se puede considerar en cierta manera limitado pero que, con los personajes adecuados, lo borda. Además de los dos principales, tenemos a todo un conjunto de secundarios de lujo como Lee Marvin en la piel del malvado Valance, Vera Miles (que sobre todo en el prólogo y el epílogo está genial), Woody Strode (el fiel Pompey) o Edmon O'Brien y Andy Devine (el periodista local y el sheriff) que aportan unos cuantos destellos cómicos durante la película.
"El hombre que mató a Liberty Valance" es una de esas películas que, la primera vez que la ves, te parece una gran película mientras que al segundo visionado  se convierte en una obra maestra. El comienzo de la película especialmente,  ese preludio al largo flashback que es el núcleo de la película, gana en emoción e intensidad al contemplar el triste final de Tom Doniphon una vez que conoces el desarrollo posterior de la historia.
Así que ya sabéis, si no la habéis visto todavía ya estáis tardando, y si ya la habéis visto, pasad de nuevo cuando tengáis un ratillo a presentar vuestros respetos a Tom Doniphon, John Wayne y toda una forma de hacer cine que, por suerte o desgracia, ya es Historia.

 

Etiquetado en Mis Clásicos.

Comentar este post