KARL MALDEN.

Publicado en por CINE MIO


Karl Malden 01

Karl Malden. Si la grandeza del cine clásico ha sabido residir en gran medida en la variedad y calidad de sus actores de reparto, no es menos cierto que, a menudo, alguno de sus más destacados ejemplos han rozado el status de estrella, gozando del favor y reconocimiento cinéfilo y popular.

Este es el caso del recientemente fallecido Karl Malden, presencia habitual de gran títulos, cuya prolífica carrera se alargó durante décadas, siendo admirado por diferentes generaciones de aficionados, desde sus inicios en la órbita del Actor’s Studio hasta sus últimos papeles para la pequeña pantalla. Su inconfundible rostro de peculiares facciones le convertiría en uno de las más emblemáticos actores de carácter del mejor Hollywood.

Su nombre real era Mladen George Sekulovich, nacido en 1912 en el seno de una extensa familia cuyos orígenes se encontraban en Europa del Este.

Debutó en los teatros de Broadway en 1938 y su primera aparición en Hollywood fue en el melodrama Sabían lo que querían (1940).
Tras participar en la II Guerra Mundial como miembro de la fuerza aérea de EEUU, su primer gran éxito llegó con la adaptación teatral en Nueva York de Un tranvía llamado deseo, de Tennessee Williams.

En sus inicios trabó amistad con gente como Elia Kazan o Marlos Brando, trabajando junto a ellos en proyectos teatrales como All my sons, de Arthur Miller.
Hacia 1950 retomó sus papeles en la gran pantalla, participando en notables westerns como El pistolero, de Henry King. Al año siguiente trabajó en 
Un tranvía llamado deseo (1951), donde interpretaba a Mitch, el mejor amigo de Stanley Kowalski y protagonizaba un romance con Blanche DuBois (Vivian Leigh). Por esta película ganó el Óscar al mejor actor de reparto.

Seguidamente pudimos verle en diferentes títulos, tales como Correo diplomático, Ruby Gentry, Yo confieso o Take the High Ground, a las órdenes de directores como Hathaway, Vidor o Hitchcock.

En 1954 interpretaría alguno de los mejores papeles de su carrera, el del padre Barry en La ley del silencio de Elia Kazan, junto a Marlon Brando, Lee J.Cobb y Rod Steiger. A continuación, de nuevo a las órdenes de Kazan, obtuvo uno de sus escasos papeles protagónicos, en Baby Doll, junto a Eli Wallach y Sue Lyon.

Su carrera se alargó hasta los años 80, participando en algunos de los títulos más señeros del cine comercial hollywoodiense: westerns como El árbol del ahorcado, El rostro impenetrable (a las órdenes de su amigo Brando como director), Nevada Smith, El gran combate o el colosalistaLa conquista del Oeste; cine bélico como Bombers B-52 o Patton; dramas como All fall down, Parrish o El rey del juego, amén de un título emblemático del drama carcelario, El hombre de Alcatraz, donde encarnó al alcaide antagonista del personaje interpretado por Burt Lancaster.

En los años 70, viendo declinar su estrella, se prodigió en trabajos fuera de Hollywood, trabajando en Europa para directores como el rey delgiallo, Darío Argento (El gato de nueve colas) o nuestro Isasi-Isasmendi (Verano para matar), hasta terminar trabajando principalmente para la pequeña pantalla, donde lograría éxito y popularidad en la serie policiacaLas calles de  San Francisco, al lado de un principiante Michael Douglas y mantendría una intermitente presencia, llegando incluso a aparecer el algún capítulo de la prestigiosa El lado oeste de la Casa Blanca.

Fue, además, el principal defensor de la entrega del Oscar de honor en 1999 a Elia Kazan, director de los filmes por los que el actor obtuvo sus dos candidaturas al Óscar y recordado por delatar a sus compañeros durante la ‘caza de brujas’ de los años cincuenta.

En 2004 recibió el premio honorífico del sindicato de actores de EEUU, años después de sus tres candidaturas al Globo de Oro, al que aspiró porBaby Doll, Gypsy y la serie de televisión Las calles de San Francisco(1972-77). Karl Malden se casó en 1938 con Mona Greenberg y tuvo dos hijas, Mila y Carla.

P.S.: Un soberbio artículo, una excelente entrada en un blog amigo, másinfo, el consabido tributo youtubesco y el memorable speech del padre Barry en La ley del silencio…


 

Karl Malden 04Karl Malden 06Karl Malden 07Karl Malden 08Karl Malden 13Karl Malden 16Karl Malden 02Karl Malden 07Karl Malden 09Karl Malden 10Karl Malden 11Karl Malden 12Karl Malden 14Karl Malden 15Karl Malden 03Karl Malden 05

Etiquetado en Mis Clásicos.

Comentar este post