La Noche de los gigantes.

Publicado en por CINE MIO

Robert Mulligan, 1968

la noche de los gigantes3

 

Como los soldados ingleses en La patrulla perdida de John Ford, aquí Sam Varner se enfrenta a un enemigo al que apenas ha visto, una amenaza difusa cuyos contornos siquiera han comenzado a perfilarse al desenlace. Varios elementos sostienen el suspense: la banda sonora de Fred Karlin y la paulatina reducción de espacios en torno al Sam Varner que interpreta Gregory Peck, los contemporizados asesinatos de sus acompañantes y también la ausencia de diálogos en buena parte del metraje. Una película sobre un mínimo hilo argumental.

Sam Varner, un explorador del ejército, decide acompañar a una mujer recién rescatada entre los apaches y a su hijo mestizo. Esta premisa —el rescate de la mujer blanca que ha vivido entre los indios— ya había por entonces sido el germen de grandes westerns, Centauros del desierto o Dos cabalgan juntos, por ejemplo. Sin embargo, el desarrollo resulta aquí innovador, y el tono también. La violencia en pantalla tiene carácter psicológico, hasta la larga secuencia final en una cabaña asediada. Un miedo desproporcionado a lo desconocido frente al que apenas resta esperar.


La noche de los gigantes (The stalking moon) es una de las siete películas que dirigió Robert Mulligan bajo la producción de Alan J. Pakula, además de su único western. Una notable aportación al género bajo el patrón, siempre terrorífico, de la caza al hombre. Sus compañeros de generación ya comenzaban a anunciar formas renovadoras de encarar el hecho cinematográfico, y fueron además una de las últimas hornadas de directores norteamericanos —Richard Brooks, Don Siegel, Peckinpah, Arthur Penn— para quienes rodar algún western fue casi obligatorio. Quizá los moldes ya no daban para mucho, pero a algunos nos hubiera gustado descubrir más incursiones en el género en realizadores que llegarían después.

Fuente: Dos cabalgan juntos-Publicado por C. V. Moure

 

 

Etiquetado en Mis Clásicos.

Comentar este post