LA VENGANZA DE ULZANA.

Publicado en por cinemio

 

LA VENGANZA DE ULZANA


 

 

1972 
DURACIÓN :103 min.
 
PAÍS: USA
 
DIRECTOR : Robert Aldrich
 
GUIÓN: Alan Sharp
 
MÚSICA : Frank DeVol
FOTOGRAFÍA : Joseph Biroc
 
REPARTO: Burt Lancaster (McIntosh), Bruce Davison (teniente Garnett DeBuin), Jorge Luke (Ke-Ni-Tay) (explorador indio), Lloyd Bochner (Capitan Charles Gates), Richard Jaeckel (Sargento), Joaquín Martínez (jefe indio Ulzana ), Aimée Eccles (esposa india de McIntosh's ), Karl Swenson (Willy Rukeyser ,settler), Douglass Watson (Major Cartwright (CO, Ft.
Lowell), Dran Hamilton (Mrs. Riordan), John Pearce (Corporal), Gladys Holland (Mrs. Rukeyser ), Margaret Fairchild ( Mrs. Abbie Ginsford ), Richard Bull (Ginsford settler), Otto Reichow (Dutch Steegmeyer agente indio de la reserva de san carlos)

A Fort. Lowell, fuerte situado en Arizona llega la noticia de que el jefe apache Ulzana se ha fugado de la reserva junto a una pequeña partida de guerreros apaches. "McIntosh" (Burt Lancaster), es un explorador encargado de ayudar a la caballería a perseguir y atrapar a Ulzana (Joaquín Martínez) y a su banda de unos diez indios apaches renegados, que se escaparon de la reserva . Al mando de la tropa va el joven e inexperto teniente Garnett Debuin ( Bruce Davison), las atrocidades y torturas que Ulzana comete en sus correrías son espectaculares y es interesante la explicacion que el guia apache Ke-Ni-Tay da del porqué de estas torturas, segun las creencias indias, Ulzana debilitado por vivir en la reserva necesitaa adquirir de nuevo su valor y fuerza, entonces para ello debe matar , torturar y masacrar a los rostros palidos y cuanto mas torture al enemigo mas poder, fuerza y valor poseerá. Por ese motivo no mata al niño que va en el carro, ya que de un niño no se toma fueza y valor, así es como pensaban los apaches, duros y crueles.
El Teniente De Buin, (Bruce Davison) es un voluntarioso e inexperto joven teniente educado en la fe católica por su padre, un clérigo de Philadelphia. El carácter de De Buin choca frontalmente con aquello que experimentará a lo largo del camino; paulatinamente su comprensión y bondad cristianas se transformarán en odio hacia todos los que le rodean, sean indios o no, incapaz de ver como unos y otros aceptan y comparten la violencia del entorno. Desde este punto de vista La vengaza de Ulzana es la historia de un aprendizaje. El amargo paso a la madurez del teniente De Buin y su constatación de la crueldad inherente al ser humano. A excepción de éste, todos sus personajes, ya sean curtidos soldados, indios o colonos, son como el espacio en el que habitan. Un espacio en el que no caben los matices, las medianías. Todo se dirime entre los polos que habitan la vida y la muerte (que no sorprende por que llegue, sino porque lo haga en miércoles). En este lugar, el joven teniente de rostro adolescente, cabellos dorados y sentimiento religioso, no tiene cabida.
La Venganza de Ulzana es una western que cuando se estreno tubo poco éxito como tantas peliculas desconocidas al principio y que luego son obras maestras , con el tiempo se van conociendo y convirtiendo en mitos del western. Es una gran película que retrata un western auténtico y real sin edulcorantes artificiales y supone un retrato crudo y desgarrador sobre las costumbres de los indios Apaches , pero al mismo tiempo representa una dura crítica a la institución militar y sus códigos tan trasnochados del honor.
Trabajo notable de Robert Aldrich, director con fuerte personalidad que domina especialmente el montaje y las escenas de acción. Ya había coincidido previamente en otros trabajos con Burt Lancaster "Apache" o "Vera Cruz" y aquí vemos a este actor en un registro diferente: Lacónico, austero y taciturno, un explorador experimentado de enorme experiencia y que contradice continuamente las ordenes militares y su jerarquía. En definitiva, escasas películas dentro del género han reflejado con tanto realismo y violencia a la tribu de los Apaches.
Burt Lancaster, interpreta en una película que aunque pasó bastante desapercibida en su momento, se ha convertido en un icono del Western post-clásico. que fue dirigida por su amigo Robert Aldrich Su comienzo es magnífico, la presentación de personajes colosal y el ritmo continuo en toda la cinta. No es un Western pacifista, sino muy pesimista y antropofóbico, ya que considera al hombre dominador del hombre y para ello utilizará la violencia como forma de expresión y de poder. Ahí reside la grandeza del film.

Etiquetado en Mis Clásicos.

Comentar este post