Jack Palance

Publicado en por cinemio

 

Palance Jack 4

Pennsylvania, 18 febrero 1919 – Montecito, California, 10 noviembre 2006)

 

 En la década de los 50 consiguió dos nominaciones como mejor actor secundario en dos años consecutivos, la primera por Sudden Fear (1952), un “thriller” de David Miller que co-protagonizaban Joan Crawford y Gloria Grahame y la segunda por Raí­ces profundas (1953), conocido “western” de George Stevens, en el cual aparecí­an Alan Ladd, Jean Arthur y Van Heflin.

Otros tí­tulos que contaron con la presencia de Jack Palance en los años 50 fueron Hoguera de odios (1953, Charles Marquis Warren), Atila, rey de los hunos (1954, Douglas Sirk), El cáliz de plata (1954, Victor Saville), El
hombre solitario (1956, Henry Levin) o The Big Knife (1955) y Attack! (1956), ambas dirigidas por Robert Aldrich.

En la década de los 60, Palance trabajó con frecuencia en Europa, casi siempre pelí­culas históricas, bélicas o westerns rodadas con producción italiana. Sin embargo, también continuó trabajando en Hollywood, apareciendo en tí­tulos como Barrabás (1962, Richard Fleischer), Los profesionales (1966, Richard Brooks) o el biopic Che! (1969, Richard Fleischer) en el cual Palance encarnaba al mismí­simo Fidel Castro.

 Dentro de su periplo europeo, apareció en pelí­culas como Austerlitz (1960, Abel Gance), Los Mongoles (1961, André de Toth), Las Vegas, 500 millones (1968, Antonio Isasi-Isasmendi) oSalario para matar (1968, Sergio Corbucci). Su mejor trabajo en el viejo continente fue El desprecio (1963, Jean-Luc Godard).

Junto a su carrera cinematográfica, Palance también protagonizaba telefilmes, algunos de los cuales se convirtieron en tí­tulos de prestigio, como Réquiem for a heavyweight (1957).

 Durante los años 70 intervino en muchas pelí­culas, generalmente europeas y de escasa valí­a.Monte Walsh (1970, William A. Fraker), Los compañeros (1970), Sergio Corbucci), Chato el Apache (1971, Michael Winner), Los hermanos azules (1973, Luigi Bazzoni) o Africa Express(1975, Michele Lupo y Duccio Tessari), son algunos de los tí­tulos más conocidos de esta etapa.

En los años 80 apareció muy poco en el cine, viviendo semiretirado de la pantalla. Regresó en momentos muy puntuales y en producciones que funcionaron bien en taquilla, como Bagdad Café(1988, Percy Adlon), Arma joven (1988, Christopher Cain), Tango y Cash (1989, Andrei Konchalovsky) o Batman (1989), la adaptación que hizo Tim Burton del famoso cómic de Bob Kane.

 En 1991 co-protagonizó junto a Billy Crystal, la comedia Cowboys de ciudad, que le hizo ganar el Oscar al mejor actor secundario. A partir de ahí­ y retornando esporádicamente al cine, trabajó principalmente para producciones televisivas.

Jack Palance, con su amenazadora estampa y perverso rostro, se convirtió en uno de los caracterí­sticos más singulares del cine de Hollywood de los años 50, década en la cual debutó con éxito en la pantalla grande. Con posterioridad proseguirí­a con regularidad su trayectoria fí­lmica, logrando el premio Oscar en los años 90, gracias a la pelí­cula Cowboys de ciudad (1991).

Palance, cuyo nombre real era el de Walter Jack Palahnuik, nació el 18 de febrero de 1919, en la localidad de Lattimer Mines, Pennsylvania (Estados Unidos). No tuvo una infancia fácil. Su padre era un minero de origen ucraniano, y pronto el joven Jack se incorporó también al duro trabajo de la mina. Más tarde, dejó el carbón para intentar labrarse un futuro como boxeador, debido a su imponente presencia fí­sica.

Cuando estalló la II Guerra Mundial, Jack Palance se incorporó al ejército y luchó con la aviación americana. En un accidente aéreo, cuando iba pilotando su bombardero B-17 por tierras británicas, Palance sufrió graves quemaduras en su cara, que finalmente fueron corregidas gracias a la cirugí­a facial.

Cuando acabó el conflicto bélico, comenzó a actuar en el teatro y en la televisión, interviniendo en varios episodios de la serie “Studio One”.

En 1950 debutó en el cine gracias a su participación en la pelí­cula de Elia Kazan, Pánico en las calles (1950), un tí­tulo que protagonizaba Richard Widmark, actor con el que volvió a aparecer enSituación desesperada (1950), una pelí­cula bélica firmada por Lewis Milestone.

Un año antes, en 1949, Jack Palance contrajo matrimonio con Virginia Baker, con la que tuvo tres hijos, entre ellos las actrices Brooke y Holly Palance. Brooke se casó con Michael Wilding Jr., el hijo de Elizabeth Taylor y Holly harí­a lo propio con el director Roger Spottiswoode. El matrimonio entre Virginia y Jack se romperí­a en 1966.

 De origen ucraniano, fue boxeador en la categorí­a de los pesos pesados, mientras estudiaba arte dramático en una Universidad de California. En 1940 se enroló en la US Air Corps por tres años y en donde sufrió un accidente que le obligó a someterse a una operación de cirugia plástica, acentuándose aún más sus rasgos mongólicos. Acabada la guerra y concretamente en 1950 Elia Kazan le hace debutar con el nombre de Walter Jack Palance en Pánico en las calles (1950), donde consiguió un rotundo éxito, y ser nominado como mejor actor secundario, pero donde realmente aumentó su popularidad fue en 1953 al interpretar al villano Jack Wilson en Raí­ces profundas (1953).

 Palance se casó con Virginia Baker en 1949 con la que tuvo tres hijos, divorcPennsylvania, 18 febrero 1919 – Montecito, California, 10 noviembre 2006)

 En la década de los 50 consiguió dos nominaciones como mejor actor secundario en dos años consecutivos, la primera por Sudden Fear (1952), un “thriller” de David Miller que co-protagonizaban Joan Crawford y Gloria Grahame y la segunda por Raí­ces profundas (1953), conocido “western” de George Stevens, en el cual aparecí­an Alan Ladd, Jean Arthur y Van Heflin.

Otros tí­tulos que contaron con la presencia de Jack Palance en los años 50 fueron Hoguera de odios (1953, Charles Marquis Warren), Atila, rey de los hunos (1954, Douglas Sirk), El cáliz de plata (1954, Victor Saville), El
hombre solitario (1956, Henry Levin) o The Big Knife (1955) y Attack! (1956), ambas dirigidas por Robert Aldrich.

En la década de los 60, Palance trabajó con frecuencia en Europa, casi siempre pelí­culas históricas, bélicas o westerns rodadas con producción italiana. Sin embargo, también continuó trabajando en Hollywood, apareciendo en tí­tulos como Barrabás (1962, Richard Fleischer), Los profesionales (1966, Richard Brooks) o el biopic Che! (1969, Richard Fleischer) en el cual Palance encarnaba al mismí­simo Fidel Castro.

 Dentro de su periplo europeo, apareció en pelí­culas como Austerlitz (1960, Abel Gance), Los Mongoles (1961, André de Toth), Las Vegas, 500 millones (1968, Antonio Isasi-Isasmendi) oSalario para matar (1968, Sergio Corbucci). Su mejor trabajo en el viejo continente fue El desprecio (1963, Jean-Luc Godard).

Junto a su carrera cinematográfica, Palance también protagonizaba telefilmes, algunos de los cuales se convirtieron en tí­tulos de prestigio, como Réquiem for a heavyweight (1957).

 Durante los años 70 intervino en muchas pelí­culas, generalmente europeas y de escasa valí­a.Monte Walsh (1970, William A. Fraker), Los compañeros (1970), Sergio Corbucci), Chato el Apache (1971, Michael Winner), Los hermanos azules (1973, Luigi Bazzoni) o Africa Express(1975, Michele Lupo y Duccio Tessari), son algunos de los tí­tulos más conocidos de esta etapa.

En los años 80 apareció muy poco en el cine, viviendo semiretirado de la pantalla. Regresó en momentos muy puntuales y en producciones que funcionaron bien en taquilla, como Bagdad Café(1988, Percy Adlon), Arma joven (1988, Christopher Cain), Tango y Cash (1989, Andrei Konchalovsky) o Batman (1989), la adaptación que hizo Tim Burton del famoso cómic de Bob Kane.

 En 1991 co-protagonizó junto a Billy Crystal, la comedia Cowboys de ciudad, que le hizo ganar el Oscar al mejor actor secundario. A partir de ahí­ y retornando esporádicamente al cine, trabajó principalmente para producciones televisivas.

Jack Palance, con su amenazadora estampa y perverso rostro, se convirtió en uno de los caracterí­sticos más singulares del cine de Hollywood de los años 50, década en la cual debutó con éxito en la pantalla grande. Con posterioridad proseguirí­a con regularidad su trayectoria fí­lmica, logrando el premio Oscar en los años 90, gracias a la pelí­cula Cowboys de ciudad (1991).

Palance, cuyo nombre real era el de Walter Jack Palahnuik, nació el 18 de febrero de 1919, en la localidad de Lattimer Mines, Pennsylvania (Estados Unidos). No tuvo una infancia fácil. Su padre era un minero de origen ucraniano, y pronto el joven Jack se incorporó también al duro trabajo de la mina. Más tarde, dejó el carbón para intentar labrarse un futuro como boxeador, debido a su imponente presencia fí­sica.

Cuando estalló la II Guerra Mundial, Jack Palance se incorporó al ejército y luchó con la aviación americana. En un accidente aéreo, cuando iba pilotando su bombardero B-17 por tierras británicas, Palance sufrió graves quemaduras en su cara, que finalmente fueron corregidas gracias a la cirugí­a facial.

Cuando acabó el conflicto bélico, comenzó a actuar en el teatro y en la televisión, interviniendo en varios episodios de la serie “Studio One”.

En 1950 debutó en el cine gracias a su participación en la pelí­cula de Elia Kazan, Pánico en las calles (1950), un tí­tulo que protagonizaba Richard Widmark, actor con el que volvió a aparecer enSituación desesperada (1950), una pelí­cula bélica firmada por Lewis Milestone.

Un año antes, en 1949, Jack Palance contrajo matrimonio con Virginia Baker, con la que tuvo tres hijos, entre ellos las actrices Brooke y Holly Palance. Brooke se casó con Michael Wilding Jr., el hijo de Elizabeth Taylor y Holly harí­a lo propio con el director Roger Spottiswoode. El matrimonio entre Virginia y Jack se romperí­a en 1966.

 De origen ucraniano, fue boxeador en la categorí­a de los pesos pesados, mientras estudiaba arte dramático en una Universidad de California. En 1940 se enroló en la US Air Corps por tres años y en donde sufrió un accidente que le obligó a someterse a una operación de cirugia plástica, acentuándose aún más sus rasgos mongólicos. Acabada la guerra y concretamente en 1950 Elia Kazan le hace debutar con el nombre de Walter Jack Palance en Pánico en las calles (1950), donde consiguió un rotundo éxito, y ser nominado como mejor actor secundario, pero donde realmente aumentó su popularidad fue en 1953 al interpretar al villano Jack Wilson en Raí­ces profundas (1953).

 Palance se casó con Virginia Baker en 1949 con la que tuvo tres hijos, divorciándose en 1966. A partir de los años 60 realizó su trabajo preferentemente en Europa, donde rodó todo tipo de pelí­culas, pero nunca dejó Hollywood. A lo largo de su larguí­sima carrera cinematográfica nos ha dejado tí­tulos para todos los gustos como por ejemplo: Hoguera de odios, Atila, rey de los Hunos, Barrabás, Los Profesionales… Y en 1991, le llegó lo que todo actor está esperando el ansiado Oscar, por su interpretación en Cowboys de ciudad, aunque según dijeron tuvo una clara intención honorí­fica y con ello la Academia venia a saldar una antigua deuda que tení­a con el actor. Y una curiosa anécdota fue que al ir a recoger la estatuilla el “tí­o”, se puso a hacer flexiones ante los atónitos espectadores, queriendo demostrar que a sus 73 años todaví­a estaba “en forma”.Palance Jack 1Palance Jack 2Palance Jack 3Palance Jack 5Palance Jack 6Palance Jack 8Palance Jack 7

Etiquetado en Mis Clásicos.

Comentar este post