PEDRO ARMENDARIZ.

Publicado en por CINE MIO

PEDRO ARMENDARIZ-01

Actor que brilló fundamentalmente en el universo cinematográfico - aunque también trabajó en teatro y televisión - su prolífica trayectoria, que comprende un centenar de películas rodadas en México, Estados Unidos y Europa, se caracterizó por una interpretación de gran sobriedad y llena de emoción. Su varonil presencia y recia personalidad le convirtieron en una de las principales figuras del cine nacional, hasta el punto de que sus interpretaciones del "indígena" y el "revolucionario" se impusieron como auténticos arquetipos de las míticas virtudes del hombre mexicano.

Pedro Armendáriz nació en Ciudad de México en 1912, hijo de padre mexicano y madre estadounidense; cursó sus estudios en San Antonio, Texas, y en San Luis Obispo, California, lo que le permitió dominar perfectamente la lengua inglesa y le fue de gran ayuda para poder alcanzar la cima de su carrera artística.

En 1935 debutó en la películap  asaría Elena, demostrando luego su ductilidad en realizaciones como El corsario negro (dirigida en 1944 por Chano Urueta y con June Marlowe como heroína, adaptación de la novela de aventuras de Emilio Salgari, donde, a título anecdótico, se entona la Canción del pirata del poeta romántico español José de Espronceda) y Al rayar el Sol (de Roberto Gabaldón, cineasta en cuyas obras se realiza la fusión perfecta del héroe con el fondo maravilloso del paisaje que le sirve de marco); pero desarrolló sus plenas posibilidades bajo la dirección del más conocido y celebrado de los realizadores mexicanos, Emilio Fernández, llamado el Indio, con quien interpretó dos de las películas por las que el realizador obtuvo sus premios Ariel: Enamorada y La perla, filme basado en la novela homónima de John Steinbeck y en el que interpreta el papel de un humilde pescador.

De Pedro Armendáriz destaca por encima de todo, a pesar de su evidente calidad interpretativa, una extraordinaria fotogenia; era el más puro ejemplo de lo que en los medios cinematográficos se denomina "enamorar a la cámara"; sus ojos y gestos, hasta el típico (y tópico) e inmenso sombrero de anchas alas que lucía en la mayoría de sus papeles, parecían potenciados por la magia del cinematógrafo. Evidentemente, era un gran actor e incluso podría decirse que un actor refinado, pero para el espectador que lo contemplaba era sólo el hombre, un personaje rudo y varonil en la mayoría de sus películas; a veces fiero y brutal, en ocasiones tranquilo e irónico; poseído hoy por la ira que desbordaba de sus negros ojos; dominado luego por la ancestral melancolía, por la proverbial indolencia de la raza, que con tan singular maestría supo captar el director Emilio Fernández.

Entre sus más destacados trabajos en Hollywood sobresalen las películas dirigidas por auténticos clásicos del séptimo arte, como John Ford The Fugitive (Los fugitivos, 1946-1947); Fort Apache (1947); Three Godfathers(estrenada en español como Los tres alegres compadres, en una nueva versión que reunía, además, a Jorge Negrete y Andrés Soler, 1948) y John Huston We Were Strangers (Eramos extraños, 1949). También participó en numerosas producciones europeas.

En 1946, se le concedió la Palma de Oro del Festival de Cannes por María Candelaria, película emblemática del cine mexicano, dirigida también, como de costumbre, por el sempiterno Indio Fernández, y en la que se narra la historia de un amor imposible; en 1947, el León de Oro de la Bienal de Venecia; en 1948, el Ariel de México, por La perla y en 1953 de nuevo se le otorgaba el Ariel, por El rebozo de Soledad.

Pero, como ya se ha dicho, el auténtico descubridor de las posibilidades de Armendáriz fue el director Emilio Fernández. Intérprete y realizador, llegaron a compenetrarse absolutamente para elaborar unas historias de amor, prejuicios y supersticiones, donde los sentimientos parecían estar más cerca de las ardientes explosiones del instinto que de una humanidad ponderada y reflexiva.

Además de las películas ya citadas, Armendáriz participó también en otras muchas cintas del Indio Fernández, entre las que cabe mencionar: Distinto amanecer, Las abandonadas, El capitán Malacara, versión de la obra de Pedro Antonio de Alarcón, El Capitán Veneno, en la que encarna a un personaje misógino y mujeriego, y Bugambilia; Juan Charrasqueado, cinta de 1947, le brindó la posibilidad de lanzarse a su creación del "charro" viril y sentimental, duro y tierno al mismo tiempo; en 1948, rodó Maclovia y en 1949 asumió papeles protagonistas en La malquerida, versión cinematográfica de una obra de Jacinto Benavente que obtenía, por aquel entonces, resonantes éxitos de público y crítica. Por estas fechas, interpretó así mismo el personaje del mítico guerrillero Pancho Villa, en Pancho Villa vuelve, figura que habría de encarnar en diversas ocasiones durante su carrera de actor. 1950 fue el año de Rosauro Castro, Tierra baja, El bruto, una de sus caracterizaciones más populares, y Por la puerta falsa. La lista podría hacerse interminable, pero, para no eternizarse, justo es añadir filmes como Ella y yo y Los tres alegres compadres(1951); La rebelión de los colgados (1954); La escondida (1955); Los salvajes, Flor de Mayo y Así era Pancho Villa, intento hagiográfico sobre la vida del célebre caudillo revolucionario, obras que representan lo más selecto de su filmografía.

Flor Silvestre, protagonizada junto a Dolores del Río, con la que acabó formando una pareja mítica, es una trágica historia de amor en el marco de la Revolución, con un prólogo y un epílogo explicativos que se mantienen al margen del argumento abriendo y cerrando la acción, ardid muy característico utilizado con frecuencia por el cine discursivo de la época, con voluntad de arenga cívica e "interés nacional". Para el equipo formado por Fernández y Figueroa, director y fotógrafo respectivamente, debía de ser una película de fondo moralizante y aleccionador, didáctico, que evocara la conflagración armada, aunque limitando los excesos patrióticos. En ella, la caracterización de Armendáriz trasluce una amargura primitiva, intuitiva y animal, aunque contenida. El actor, en un alarde de flexibilidad interpretativa, pone en pie una doble composición de su personaje: en la primera parte del filme se muestra como aristócrata culto y refinado, cuya vida se ve trastornada por el brutal asesinato de sus padres; a partir de entonces, el tono de la interpretación cambia, aflora en el protagonista un sentimiento de odio, un deseo de venganza que precipitará la tragedia y lo lanzará, por fin, aunque demasiado tarde, a un arrepentimiento que no consigue salvarle de la condena a muerte. La escena de su fusilamiento ha sido comparada con un pasaje similar de la célebreMarruecos dirigida por Sternberg, con Marlene Dietrich y Gary Cooper como estrellas del reparto.

En Distinto amanecer - filme perteneciente a lo que se ha dado en llamar cine negro - dirigido en un ambiente urbano, por el realizador con pretensiones intelectuales Julio Bracho, Armendáriz encarna aun líder obrero idealista (Octavio), que lucha contra el corrupto poder del gobernador. La trama adquiere una extraordinaria tensión dramática en la cruel represión de una huelga, de la que nuestro héroe posee documentos que incriminan a los más elevados estamentos sociales de la ciudad, Cabe destacar, a título anecdótico, la inclusión de un número musical, perteneciente a la película de la etapa del cine mexicano, que recuerda con nostalgia los tiempos del dictador Porfirio Díaz ¡Ay. qué tiempos señor don Simón! Toda la acción del filme transcurre en el curso de una noche, durante la cual Pedro Armendáriz descubrirá y perderá el amor, pues su enamorada, la actriz Andrea de Palma, antigua compañera de revueltas estudiantiles, le abandonará por otro compañero sindicalista tan desilusionado como ella.

El argumento de María Candelaria, película que tuvo que sortear bastantes dificultades antes de ser estrenada, se desarrolla en una isla de las chinampas de Xochimilco, y su interpretación se inspira en el personaje representado por el propio Indio Fernández en el filme Janitzio). En ella, Armendáriz (Lorenzo) es un hombre sencillo enamorado de una mujer que vende flores en el mercado, Ambos planean casarse, pero los habitantes de la localidad no perdonan a María Candelaria que su madre fuera una prostituta y quieren echarla del pueblo. Aquí se pone de relieve la fuerza de carácter del protagonista, que entregará al villano de la película (don Damián) su único sustento - un cerdo - para conseguir quinina, el medicamento "mágico" que aliviará a su enamorada. Aunque la heroína es la mujer, Pedro Armendáriz, lleva a cabo con singular maestría una réplica justa y moderada, no exenta de carácter.Las abandonadas es otra realización de Emilio Fernández protagonizada por Pedro Armendáriz, un tanto atípica, pues se trata de una combinación de cine negro y melodrama ambientado en los tiempos revolucionarios. En ella, el protagonista es un general, digno y viril. que muere en los brazos de la heroína; y ¡cómo no! la protagonista es una melodramática, aunque extraordinariamente efectiva, Dolores del Río.

Durante los años cincuenta, interpretó algunos filmes del director español Luis Buñuel, en su exilio mexicano. Uno de ellos, realista y violento, fue El bruto, filme cuya acción transcurre en un marco urbano y en el que Armendáriz, junto con Katy Jurado como protagonista femenina (que pasaría al cine del dorado Hollywood desempeñando papeles de típica mexicana enamorada y perdedora), había de representar esta vez a un obrero con plena conciencia social de su situación, aunque sin el marcado dramatismo de Distinto amanecer.

 

PEDRO ARMENDARIZ-16PEDRO ARMENDARIZ-15PEDRO ARMENDARIZ-13PEDRO ARMENDARIZ-14PEDRO ARMENDARIZ-12PEDRO ARMENDARIZ-11PEDRO ARMENDARIZ-10PEDRO ARMENDARIZ-08PEDRO ARMENDARIZ-09
PEDRO ARMENDARIZ-07PEDRO ARMENDARIZ-06PEDRO ARMENDARIZ-05PEDRO ARMENDARIZ-04PEDRO ARMENDARIZ-03PEDRO ARMENDARIZ-02

Etiquetado en Mis Clásicos.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post